fbpx

Cada vez que una experiencia se te haca tan grande, dolorosa, impactante o absorbente que te olvidas de lo pequeña que en realidad es, estás perdiendo la perspectiva. Te has dejado envolver en el drama de la situación. En estos momentos aislarte, tomar un respiro y recordar puede ser, tal vez, lo más inteligente que podrías hacer.

Cada vez que miras un amanecer, que observas la vista desde una montaña o un edificio suficientemente alto o que puedes recostarte en el suelo a ver las estrellas en una noche despejada puedes recordar la inmensidad de la creación, la infinididad del tiempo/espacio y lo pequeño e insignificante que puede ser un momento o una experiencia. Me queda claro que cada experiencia es sumamente importante y hasta el más mínimo suspiro está creando un impacto en todo el cosmos, pero me refiero a que con todo lo que está pasando allá afuera podemos recordar que está experiencia también pasará.

Imagen por Klemen Vrankar en Unsplash

No te envuelvas en el drama, no dejes que una experiencia acabe contigo, recuerda que eres mucho más de lo que crees ser. Entre más pierdes de vista la infinidad que hay en ti, más te limitas y entregas tu poder. Es tan fácil perdernos en el camino y dejarnos envolver con las situaciones que estamos viviendo, sobre todo cuando vamos tan rápido por la vida. Es tan sutil la línea que no nos damos cuenta cuando la cruzamos, de pronto estamos otra vez envueltos en el drama, cansados y sintiéndonos perdidos.

Nos olvidamos que somos más que el cuerpo que habitamos, que los pensamientos que tenemos, las emociones que sentimos, lo que hacemos y lo que decimos. Somos mucho más que lo que hemos aprendido, los logros que tenemos, títulos, diplomas y experiencias. Nos olvidamos que todo eso es simplemente una parte que está contenida dentro del espacio que realmente somos.

Somos el espacio donde todo sucede, el que observa lo que sucede, quien lo hace suceder y lo que está sucediendo al mismo tiempo.

“Somos el espacio donde todo sucede, el que observa lo que sucede, quien lo hace suceder y lo que está sucediendo al mismo tiempo.”

Si te das un espacio para vivir un momento de introspección puedes conectar en una meditación e ir cambiando la perspectiva, si te enfocas en el espacio donde todo sucede podrás sentir que eres el espacio vacío. Si enfocas tu atención en observar lo que está pasando a tu alrededor y dentro de ti, como un observador externo podrás conectar con el testigo. Si te enfocas en tu cuerpo y mente podrás ver que estás haciendo que las cosas sucedan y podrás enfocarte en la experiencia misma, reconociendo que eres los pensamientos, las emociones y los recuerdos que se están generando en ese momento.

Todo está pasando al mismo tiempo, puede ser muy absorbente la experiencia cuando estamos enfocados en el que hace que las cosas sucedan y en lo que está sucediendo. Nos dejamos envolver por las emociones, pensamientos y por tratar de resolver las cosas.

Cuando podemos hacernos para atrás y observar lo que sucede, conectamos con el testigo y tomamos otra perspectiva. Lo mismo cuando nos salimos de todo esto y simplemente conectamos con el espacio donde todo sucede, el vacío que nos lleva a la unidad y a la fuente. Estos son momentos de conexión profunda que nos devuelven a nuestro origen, a la paz y al equilibrio, a veces sin siquiera saber lo que está sucediendo. ¿Has tenido esos momentos de conexión donde te pierdes en tu interior y de pronto pareciera que todo cambió? En estos momentos lo que te preocupaba antes de esa experiencia ahora pareciera no tener tanto peso sobre ti. Tal vez en ese momento no sabes qué paso, pero sabes que algo pasó porque el cambio es evidente.

Tal vez simplemente recordaste lo que es verdadero… que eres mucho más que sólo tu cuerpo, nombre, pensamientos, emociones o experiencias.

Imagen por Elijah Hiett en Unsplash

Los pensamientos muchas veces nos están sucediendo. La mayoría del tiempo no estamos eligiendo conscientemente nuestros pensamientos, simplemente estamos vibrando en una cierta frecuencia recibiendo la serie de pensamientos que empata a la frecuencia en la que nos encontramos.

Tal como una radio que sintoniza una estación y está transmitiendo lo que un emisor está enviando. Las bajas frecuencias, que están conectadas con el miedo, están conectándote con pensamientos negativos, limitantes y tóxicos, pero puede ser tan simple salir de ahí. ¡Lo importante es reconocer que no todo lo que pasa por tu mente es verdad!

Cuando recordamos que somos mucho más que el cuerpo, mente, emociones y experiencias podemos separarnos de ellas para cambiar lo que estamos viviendo internamente ante cualquier situación. Tomar conciencia de lo que está pasando en ti, cambiar la perspectiva, sintonizar otra frecuencia y generar una experiencia totalmente distinta puede suceder en escasos segundos. Conforme nos vamos separando cada vez más de estos elementos a los que nos hemos anclado resulta mucho más fácil y rápido.

“La mayoría del tiempo no estamos eligiendo conscientemente nuestros pensamientos, simplemente estamos vibrando en una cierta frecuencia recibiendo la serie de pensamientos que empata a la frecuencia en la que nos encontramos.”

Artículo escrito por José Carlos Martínez, fundador de Norte Verdadero.

Conoce más de José Carlos y Norte Verdadero

Si nos acabas de conocer date la oportunidad de ir a conocer más sobre nosotros y nuestra historia. Lee sobre nuestra filosofía y la visión de José Carlos para ver si resuena contigo.

Descarga "Libera tu magia"

Nuestro entrenamiento gratuito para que abras el camino hacia una vida plena, cruces las puertas y conectes con el poder que llevas dentro. 

Yeeeei, llegaste!! Vamos a liberar tu magia! Revisa tu correo electrónico (también en la sección de NO DESEADO y agréganos a tu lista de contactos). Te enviamos el entrenamiento a tu correo!